La algebrista feliz

Correo electrónico Imprimir PDF

Artículo parecido en la edición de Galicia del dairio El País el 8 de marzo de 2007 sobre la figura de María Wonenburger. Está elaborado por Paola Obelleiro y lo transcribimos a continuación:

"Feliz" por haber dedicado toda la vida a su pasión, las matemáticas y sobre todo el álgebra, la coruñesa María Wonenburguer acumula ahora, a sus 80 años y desde su retiro en su casa de A Pasaxe, los homenajes, reconocimientos y fama en su país de los que goza desde hace décadas al otro lado del atlántico. Ser mujer y científica en la España de la dictadura de Franco no era precisamente compatible. "Empecé a estudiar la carrera de ciencias exactas en Madrid sin saber si iba a poder enseñarla a un nivel superior que el de secundaria". Y tras convertirse en Canadá y Estados Unidos en una celebre e importante algebrista, con trabajos cuya aplicación sigue jugando un papel fundamental en el campo de la Física y de la Matemática desde los años 70, cuenta entre risas que en su país seguían sólo ofreciéndole "la oportunidad" de presentarse a unas oposiciones de profesora "para conseguir, a lo mejor y con un poco de suerte, una plaza".

A los reconocimientos y homenajes que en el último año recibió María Wonenburguer, se sumó ayer la Universidad de A Coruña. Como motivo de la celebración del 8 de marzo, otorgó a la matemática coruñesa el primer Premio Mulleres Ciencia Arte, promovido por la nueva Oficina de Igualdade de Xénero.

Hija de una acomodada familia coruñesa de origen alsaciano, Wonenburguer se licenció en Madrid y se doctoró, de la mano del algebrista más importante del siglo XX Nathan Jacobson, en la prestigiosa Universidad estadounidense de Yale, gracias a ser la primera española que consiguió una bolsa Fullbright, en 1953. Con una destacada y dilatada carrera universitaria y de investigación desarrollada en Canadá y, sobre todo, Estados Unidos, María Wonenburguer es la creadora de la teoría de las álgebras de Kac-Moody, así como una experta en la teoria de los grupos clásicos y en las álgebras de Clifford. Dirigió la tesis doctoral del "ahora reconocido", dice con una sonrisa, Robert Moody, uno de los más destacados matemáticos del mundo. El acto de ayer se planteó como una charla a petición de la propia María Wonenburguer.