La cara amable de las matemáticas. Una coruñesa en la élite del Álgebra

Correo electrónico Imprimir PDF

Artículo de Laura Rouco, publicado el 11 de marzo de 2007 en laopinioncoruña.es. A continuación transcribimos el artículo completo:

María Wonenburger, la `madre´ de una de las teorías de álgebra más revolucionarias de los últimos años, nació en Montrove y, ahora, ya retirada, vive cerca de A Pasaxe.

Un pequeño oasis subsiste en las cercanías del puente de A Pasaxe: la casa, soleada, acogedora y ajena al ruido, de María Wonenburger. Vital, brillante y siempre sonriente, esta matemática de casi 80 años acaba de recibir el premio Mujer y Ciencia de la Universidad coruñesa, un galardón que se suma a muchos otros, concedidos, casi todos, en los últimos años. "Los estoy recibiendo todos juntos" -se ríe- "No es algo que me importe, no pienso en eso. Lo único que me interesa es que cale la idea de que con trabajo se puede conseguir lo que se desea. Que todo se puede hacer", explica.

El currículum de María Wonenburger es poco común en una mujer, coruñesa, y nacida en 1927. Licenciada en Matemáticas -en la primera promoción-, de lo que hoy es la Universidad Complutense de Madrid, se doctoró en la prestigiosa Universidad de Yale americana tras conseguir la primera beca Fullbright de Matemáticas concedida en España. Fue profesora en diferentes campus de Canadá y Estados Unidos, dirigió ocho tesis doctorales, publicó en las revistas internacionales con más repercusión y es considerada la madre de la teoría de álgebra Kac-Moody, la que lleva el apellido del que fue su alumno -y autor de la primera tesis doctoral que dirigió-, Robert Moody. "Yo sólo le di el tema, el mérito es suyo", puntualiza sonriente María Wonenburger que admite, sin embargo, que su contribución a este avance es uno de los mayores orgullos de su carrera.

La trayectoria de esta coruñesa se refleja en las fotos -hechas en A Coruña, Estados Unidos, Canadá, Inglaterra..- que muestra en el porche de su casa. En las instantáneas se adivina, también, su calidad humana. "Aquí estoy con la que fue mi compañera de habitación en Yale el año pasado en Nueva York; esto es frente a la Colegiata con mi alumno Stephen Berman que vino a un congreso en Oviedo y después se acercó a verme; esto es un homenaje a Robert Moody en Canadá al que, por supuesto, no podía faltar", explica María Wonenburger desde un retiro que no le ha impedido mantenerse en contacto con sus compañeros y ex alumnos repartidos por todo el mundo.

La historia de María Josefa Wonenburger Planells -su nombre completo- comenzó en Montrove (Oleiros) el 19 de julio de 1927. Su distintivo, ese apellido tan poco gallego, procede de un tatarabuelo que emigró "por alguna revolución" desde Alsacia, una región fronteriza entre Francia y Alemania objeto de disputa habitual en conflictos bélicos. "Creo que fue en Suecia cuando en un hotel una señora me dijo que había tenido una profesora, alsaciana, que se apellidaba así", recuerda María Wonenburger.

La más insigne matemática coruñesa tuvo la suerte de nacer en una familia en la que las mujeres no estaban condenadas a quedarse en casa a limpiar y cocinar. "Nunca tuve ningún problema por ser mujer. A mi padre no le gustó mucho que estudiase matemáticas, pero era porque prefería que fuera ingeniera", explica. "Sin embargo, yo, desde los 4 años, sabía que quería ser matemática. Siempre me llamaron la atención los números", añade dejando clara su temprana vocación.

Sus primeros pasos académicos tuvieron A Coruña como escenario. Estudió en el Colegio del Ángel y en el Eusebio da Guarda hasta que acabó el Bachillerato. Por petición de su madre -"El mundo está muy mal, muy revuelto", me dijo- se quedó un año más en A Coruña antes de ir a la Universidad, unos meses en los que, entre otras cosas, aprovechó para aprender el inglés que tan útil le sería después. "Era 1944, al año siguiente me fui a Madrid", añade.

Alumna de excelentes notas, terminó la carrera en lo que hoy es la Complutense -entonces se llamaba Universidad Central-. "Tenía algunas compañeras, pero la mayoría eran monjas. Las mandaban de los colegios para que después pudieran dar clase de matemáticas", recuerda María sonriente.

Ya licenciada, esta coruñesa consiguió la primera beca de Matemáticas que el prestigioso programa Fullbright -el de la Comisión de Intercambio Cultural, Educativo y Científico entre España y los Estados Unidos- concedió a universitarios españoles. Su destino: la Universidad de Yale. "Ya me lo había dicho un profesor, que si de verdad me gustaban las matemáticas, tenía que marcharme fuera de España", recuerda. "No me fui inmediatamente. Tuve que esperar un poco para que convocasen las becas Fullbright porque, claro, nuestras relaciones internacionales no eran las mejores", puntualiza esta matemática.

María Wonenburger se desplazó hasta Gibraltar para coger el barco que la llevaría a Estados Unidos. "Tardó 6 días en llegar. Iba muy rápido. Cuando hacía viento no se podía usar la piscina porque se formaban olas", recuerda, entre carcajadas, esta coruñesa. En Yale se doctoró bajo las órdenes del profesor Nathan Jacobson, la persona de la que, según explica, más aprendió y al que los expertos consideran uno de los algebristas más destacados del siglo XX.

Ya doctora hizo su primer intento de volver a España. "La verdad es que fue algo curioso. Volví, pero en España no me reconocían el título de la Universidad de Yale así que sólo podía dar clase en la enseñanza media. A mí me apetecía quedarme pero, con esas condiciones... El profesor Jacobson me recomendó para una beca postdoctoral en Canadá para la que buscaban a alguien, me la dieron y me volví a marchar", explica.

Pasó dos años en Ontario tras los que María Wonenburger volvió a plantearse el regreso. "Me decían que me quedara en Canadá pero yo volví a intentarlo. En España, sólo me ofrecían una beca de 6.000 pesetas anuales cuando en Canadá tenía ofertas de 3 universidades. No pasa nada, surgió así y ya está, pero la verdad es que fue un poco ridículo", añade.

De vuelta a América, María dirigió la tesis de Robert Moody y después se trasladó a Estados Unidos donde pasó por diferentes universidades. "Mi familia decía que no venía a verme a Canadá porque hacía mucho frío, y me pedían que me cambiase de sitio. Entonces me trasladé a Búffalo donde el clima no era mucho mejor", vuelve a reírse María.

Pasó de Búfalo a Indiana, la Universidad en la que permaneció más tiempo, de 1967 a 1983, y en la que trabajaba cuando recibió el aviso de que su madre, que vivía en A Coruña, estaba enferma. "Me retiré para cuidarla, era 1983. Había tenido varios amagos de infarto y estaba delicada. No murió hasta el año 2000", explica.

Casi 25 años después de su retiro, María Wonenburger lleva una vida tranquila en la ciudad que la vio nacer. Sigue viajando mucho -sobre todo a Canadá y Estados Unidos- pero cuando está en su casa disfruta de su tiempo. "Ando mucho porque dicen que a mi edad es bueno, voy a los conciertos, a conferencias... Y claro, sigo pensando en números aunque en cosas más infantiles. Las matemáticas, eso sí, siguen siendo mi hobby", explica.

María Wonenburger está satisfecha con su trayectoria y las decisiones que tomó. "Claro que me hubiese gustado trabajar en España pero suponía esperar muchos años sin saber muy bien para qué", explica."La verdad es que no sé si mi vida ha sido atípica pero desde luego era la que yo quería. ¿Mi mayor orgullo? Mis alumnos", concluye.