El porcentaje de investigadoras aumenta hasta el 38% y supera la media europea

Correo electrónico Imprimir PDF

Noticia aparecida en elconfidencial.com el 26 de noviembre de 2007 y que transcribimos a continuación:

El personal femenino investigador aumentó el pasado año en España hasta situarse en el 38,2 por ciento, un porcentaje que se sitúa por encima de la media europea, destacó hoy la ministra de Educación y Ciencia, Mercedes Cabrera. La ministra apuntó que sólo el 36,5 por ciento de los profesores titulares de universidad son mujeres y, mientras que hay un catedrático por cada 2,3 profesores titulares, sólo hay una catedrática por cada 8,3 profesoras titulares.

Cabrera se refirió a estos datos, recogidos en la Estadística de Investigación y Desarrollo (I+D) 2006, durante la entrega de cuatro becas de investigación L'Oréal-Unesco 2007-2008 dirigidas a mujeres investigadoras. Tener "algún tipo de aspiración personal, como ser madre", pone mucho más difícil a una mujer que a un hombre desarrollar su carrera como investigador, porque el laboratorio exige "25 horas al día", opinó Maribel Cerezo, una de las galardonadas, quien, sin embargo, aseguró a EFE que no percibe discriminación "a nivel personal".

Las premiadas pusieron el acento en la precariedad laboral: "muchos hombres y mujeres estamos trabajando bajo precarias condiciones laborales para hacer de nuestro país un referente", denunció Ainhoa Itziar Callejo, otra de las premiadas, durante su discurso. Los investigadores tienen que "buscar año tras año la financiación" y siempre "queda la incertidumbre de qué pasará luego", declaró a EFE Ainhoa Callejo, quien añadió que, a cierta edad "quieres llegar a estabilizar tu vida económica" y "cotizar, como todos los trabajadores" y que ella consiguió su primer contrato a los 31 años. Los proyectos de Ainhoa Callejo y María Isabel Cerezo abordan el estudio de proteínas implicadas en la aparición de tumores.

El análisis de la resistencia de variantes de vid tradicionales del noroeste de España al hongo Mildiu para lograr una viticultura más rentable y menos agresiva con el Medio Ambiente es el proyecto de Susana Boso, otra de las premiadas con la beca anual de 20.000 euros. El estudio de los problemas para reproducirse en cautividad del lenguado senegalés, especie con un alto valor comercial, es la investigación de María José Bayarri, quien aspira a que sus estudios reduzcan la presión pesquera sobre esta especie en el medio natural.