Francis Allen pide "esfuerzos" para dar a conocer a mujeres "que inventaron grandes cosas y son desconocidas"

Correo electrónico Imprimir PDF

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 31 Octubre de 2008 (EUROPA PRESS) -

La única mujer ganadora del Premio Turing, Francis Allen, se reunió hoy en Santiago con mujeres investigadoras y aprovechó para solicitar que se realicen "esfuerzos" encaminados a dar a conocer los nombres de aquellas "que inventaron grandes cosas y son absolutamente desconocidas".

En un acto en el que también intervino la conselleira de Educación, Laura Sánchez Piñón; la secretaria xeral de Igualdade, Carme Adán; la vicerrectora de Investigación e Innovación de la Universidade de Santiago de Compostela (USC), María José Alonso; y el director del programa 'ConCiencia', Jorge Mira; Allen respondió a una decena de preguntas de las asistentes.

Así, ante unas 50 mujeres investigadoras en distintos ámbitos de la ciencia, comenzó su intervención asegurando sentirse "muy emocionada" por la acogida que tuvo en la capital gallega y por las palabras que el resto de los asistentes vertieron sobre ella, puesto que durante mucho tiempo se encontró "muy sola" en su profesión.

Como consecuencia de las distintas preguntas que fue recibiendo, admitió que "en roles de autoridad, las expectativas suelen ser superiores" para las mujeres que para los hombres y, en este sentido, lamentó que no accedió a puestos que, por su experiencia, se "merecía". "La computación no es un campo amistoso para las mujeres", reconoció.

Precisamente, consideró que las políticas de discriminación positiva "están bien", porque "realmente están haciendo efecto". "Después de tiempos muy duros para la mujer en las ciencias, ahora se empiezan a romper las barreras", celebró. No obstante, defendió la necesidad de cambiar las técnicas de enseñanza y de dotar a la computación de una utilidad social para lograr que las mujeres se interesen más por esta disciplina.

QUE SE "RECONOZCA" EL TRABAJO

La ganadora del premio equivalente al Nobel en las ciencias de la computación tachó también de "frustrante" que las mujeres no vean reconocido su trabajo, por lo que apostó por que "se promueva y se reconozca" su labor.

A su juicio, las féminas realizan menos publicaciones, aunque las ideas que exponen suelen ser "más brillantes" y enfocadas hacia tesis "socialmente relevantes".

Tras reivindicar que "equivocarse es una buena forma de aprender" como consejo para aquellas personas que traten de introducirse en el campo de la investigación; abogó por que las mujeres "trabajen juntas para mejorar la sociedad".

"MODELO" A SEGUIR

La secretaria xeral de Igualdade y la vicerrectora coincidieron en la "importancia" de un "modelo" como el de Frances Allen para todas las chicas que quieran progresar en el ámbito de la investigación; así como para tomar conciencia de que en la ciencia también hay espacio para las mujeres.

Por su parte, la conselleira celebró que tras varios 'séculos escuros' --comparación con los siglos de decadencia de la lengua y la literatura gallegas-- para la mujer en la ciencia, "ahora se empieza a ver la luz". Sin embargo, admitió que "acaba de empezar", por lo que reclamó un "reconocimiento" por parte de la sociedad a aquellas mujeres sin las cuales, "la ciencia no sería lo que hoy es".